dimarts, 17 d’abril de 2012

PRESENTACIÓ DE "LA MIGRACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA"

                                            fotos: Candela López Tagliafico
 Ahir dilluns vaig tenir el plaer de participar a la presentació a Barcelona a la llibreria Alibri, del llibre coordinat per Antonio Izquierdo "La migración de la memoria histórica", editat per la Fundación Largo Caballero i Edicions Bellaterra. Vaig compartir taula amb Almudena Asenjo, Directora de la Fundació, amb el diputat d'Iniciativa, Joan Herrera, i amb Antonio Izquierdo.

El llibre parteix de la Disposició Adicional 7 de la Llei de la Memòria Històrica que permet que els descendents d'immigrants i exiliats espanyols puguin recuperar la nacionalitat espanyola i més a més, no hagin de renunciar a la que tenen ara. Fins ara molts només podien obtenir la nacionalitat dels seus pares o avis després de residir legalment a Espanya un any. I per poder residir-hi legalment havien d'aconseguir primers els papers, cosa sovint difícil.
La llei diu:
Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.
Disposición adicional 7ª
  1Las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español podrán optar a la nacionalidad española de origen si formalizan su declaración en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la presente disposición adicional. Dicho plazo podrá ser prorrogado por acuerdo de Consejo de Ministros hasta el límite de un año.
2. Este derecho también se reconocerá a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.
L'estudi fa un seguiments de les 800.000 cites fetes fins desembre a les oficines diplomàtiques espanyoles -majoritàriamenta  a Llatinoamèrica- i dels 525.000 expedients que s'estan tramitant. Fa entrevistes aleatòries a demandants, majoritàriament vinculats a centres socials d'espanyols, gallegos, asturians, etc, i descriu la situació de l'emigració espanyola als diferenets països llatinoamericans. 

A la presentació Herrera i Izquierdo van coincidir que va ser una proposta del ministre de Treball, Jesús Caldera, recolzada per la Vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, per obrir una nova via d'entrada d'immigració legal des de Llatinoamèrica, en un moment que es volia tancar el flux d'entrada, pensant que així vindria sobretot gent hispanoparlant i qualificada. Així, davant les crítiques que generaven les regularitzacions i l'entrada amb papers pel denominat Catàleg de Feines de Díficil Cobertura, es deixava una porta oberta que no es contabilitzaria com mà d'obra estrangera sinó espanyola. De fet, cada cop que Zapatero viatjava Llatinoamèrica, aquesta era una demanda que li feien els descendents d'espanyols, i es va aprofitar la Llei de la Memòria Històrica, barrejant-ho amb els nets d'exiliats de la Guerra Civil.
El diputat Joan Herrera, que va tenir un paper important en la redacció de la llei, compartia aquesta tesi d'Izquierdo. I l'estudi conclou que donada la crisi, tret del cas dels cubans que sí volen marxar, la majoria dels qui obtinguin la nacionalitat ara no vindran a Espanya a buscar feina, però sí volen el passaport espanyol per poder viatjar amb més llibertat de circulació o per buscar feina a Europa o, fins i tot als Estats Units, on hi ha més facilitat pels ciutadans de la UE.
 
Izquierdo va anunciar que havia signat un conveni amb el Govern espanyol per continuar amb la investigació un cop es conclogui la resolució dels expedients i fer un treball de camp a Llatinoamèrica  
TRADUCCIÓN AL CASTELLANO:
Ayer lunes tuve el placer de participar en la presentación en Barcelona en la librería Alibri, del libro coordinado por Antonio Izquierdo "La migración de la memoria histórica", editado por la Fundación Largo Caballero y Edicions Bellaterra. Compartí mesa con Almudena Asenjo, Directora de la Fundación, con el diputado de Iniciativa, Joan Herrera, y con Antonio Izquierdo.El libro parte
de la Disposición Adicional séptima de la Ley de la Memoria Histórica que permite que los descendientes de inmigrantes y exiliados españoles puedan recuperar la nacionalidad española y además, no tengan que renunciar a la que tienen ahora. Hasta ahora muchos sólo podían obtener la nacionalidad de sus padres o abuelos después de residir legalmente en España un año. Y para poder residir legalmente tenían que conseguir primero los papeles cosa,  a menudo, difícil.La ley dice:Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocia y amplian Derechos y se establecía Medidas en favor de Quienes padecieron persecuciones o violencia Durante la guerra civil y la dictadura.Disposición adicional 7 ª
  
1Las personas cuyo padre o madre hubiese sidos originariamente español podrán optar a la nacionalidad española de origen si formalizan su declaración en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la presente disposición adicional. Dicho plazo podrá ser prorrogada por Acuerdo de Consejo de Ministros hasta el límite de un año.2. Este Derecho también se reconocerá a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la Nacionalidad española como consecuencias del exilio.

 
Link de la leyEl estudio hace un seguimiento de las 800.000 citas realizadas hasta diciembre en las oficinas diplomáticas españolas-majoritàriamenta en Latinoamérica-y de los 525.000 expedientes que se están tramitando. Hace entrevistas aleatorias demandantes, en su mayoría vinculados a centros sociales de españoles, gallegos, asturianos, etc, y describe la situación de la emigración española a los diferenets países latinoamericanos.En la presentación Herrera e Izquierdo coincidieron que fue una propuesta del ministro de Trabajo, Jesús Caldera, apoyada por la Vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, para abrir una nueva vía de entrada de inmigración legal desde Latinoamérica, en un momento que se quería cerrar el flujo de entrada, pensando que así vendría sobre todo gente hispanohablante y cualificada. Así, ante las críticas que generaban las regularizaciones y la entrada con papeles por el denominado Catálogo de Trabajos de difícil cobertura, se dejaba una puerta abierta que no se contabilizarán como mano de obra extranjera sino española. De hecho, cada vez que Zapatero viajaba Latinoamérica, ésta era una demanda que le hacían los descendientes de españoles, y se aprovechó la Ley de la Memoria Histórica, mezclándolo con los limpios de exiliados de la Guerra Civil.El diputado Joan Herrera, que tuvo un papel importante en la redacción de la ley, compartía esta tesis de Izquierdo. Y el estudio concluye que dada la crisis, salvo en el caso de los cubanos que sí quieren irse, la mayoría de los que obtengan la nacionalidad ahora no vendrán a España a buscar trabajo, pero sí quieren el pasaporte español para poder viajar con más libertad de circulación o para buscar trabajo en Europa o, incluso en Estados Unidos, donde hay más facilidad por los ciudadanos de la UE.Izquierdo anunció que había firmado un convenio con el Gobierno español para continuar con la investigación una vez se concluya la resolución de los expedientes y hacer un trabajo de campo en Latinoamérica

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada