divendres, 29 de novembre de 2013

NUEVA EDICIÓN DE MILITARIA EN MADRID EN LA QUE DEFENSA COMPARTE ESPACIO CON ASOCIACIONES NAZIS Y FRANQUSITAS

(INFORMACIÓN ACTUALIZADA, DOMINGO 1 DE DICIEMBRE, HAZ CLIC AQUÍ)

ACTUALIZADO: LA POLICÍA LEVANTA ACTA POR LA VENTA DE LIBROS, PROPAGANDA Y SIMBOLOGÍA NAZI

Mañana se inagura en el Pabellón de Convenciones de la Casa de Campo en Madrid la 42 edición de la feria de venta e intercambio "No sólo Militaria", en la que participa el Ministerio de Defensa, junto a librerías de extremaderecha como la Librería Europa de BarcelonaBarbarroja de Madrid, la nazi Asociación Cultural de Amigos de León Degrelle -jefe belga de las SS que Franco acogió en España -, el Bazar Patria (vinculado o próximo a Nudo Patriota Español y La España en Marcha), asociaciones de exmilitares, entre ellas la de la Divisón Azul, empresas o asociaciones de venta de todo tipo de material y propaganda de la época nazi, asociaciones y grupos de recreación histórica, coleccionistas y empress de Airsoft. Lo organiza la Fundación Don Rodrigo  y la empresa Soldiers.

 Uno de los propietarios y fundadores  de Don Rodrigo es Alfonso Ruiz de Castro, que también  es administrador, con su hermano Juan José, de Soldiers. Soldiers fue creada en 1988 por Carlos Rodrigo Ruiz de Castro, (al que algunos llamanaban el Cid Don Rodrigo). Carlos, hermano de Alfonso, fue uno de los personajes históricos de la ultraderecha española, impulsor y militante activo de Bases Autónomas. Se suicidó de un tiro en la cabeza en 1995. Tras la muerte de Carlos Rodrigo, su hermano Alfonso Ruiz de Castro pasó a ser el administrador de Eurosurcamp S.A. propietaria de la editorial Soldipress, las tiendas Soldier en Madrid o Furriel en Barcelona. Dichos establecimientos se dedican a la venta de objetos de coleccionismo, centrada, sobretrodo en las de tipo nacionalsocialista, franquista y fascista. También se dedican  al sector de atrezzo, material y figurantes para películas bélicas y airsoft (juegos de guerra con balas de pintura). Algunas de las empresas y asociaciones que participan en la feria, colaboraron en la organización de la feria y los actos celebrados hace dos meses en un colegio de Quijorna de exaltación del franquismo y el fascismo.

 
 Material de venta y exposición de la pasada edición



Ciertamente entre el medio centenar de empresas y grupos participantes en No Sólo Milataria hay una asociación de veteranos de la República y alguna libería de temática histórica y empresas de coleccionismo militar, sin afinidad a ninguna ideología. Pero como se vió en la pasada edición, en la que pusieron stands grupos activos de defensa y reivindicación del nazismo, el fascimo y el franquismo, vinculados a la extremaderecha, el evento es mucho más que una simple feria de evocación histórica.  Así las esvásticas y banderas franquistas, mayoritarias en el evento, lucían junto a los stands oficiales  y vehículos militares del Ministerio de Defensa.


Por este motivo el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio solicitaron a la Fundación Don Rodrigo y la empresa Soldiers que se evitará que las esváticas y símbolos franqusitas volvieran a ser mayoritarios tanto en la venta como en la exposición. 

Pese a que ciertamente se ha rogado a los participantes que intenten dar más pluralidad histórica e ideológica, y pongan alguna bandera repúblicana o comunista junto a la franquista o las esvásticas, librerías, tiendas y asociaciones neonzais volverán a estar presentes con material que, más allá de la lógica expresión de la historia, las guerras, las armas y las ideologías del siglo XX, creo, desde mi punto de vista, que podrían estar haciendo apología del franqusimo, el nazismo y del Holocausto, que yo sí que creo que, lamentablemente ocurrió, más allà del debate legítimo de cuestionar si murieron 4 u 8  millones de judíos o de si Stalin, después de la guerra, a más o menos gente que Hitler durante la misma.     
  
Parte de los libros que se venden son de tipo histórico, pero otros muchos, como los de la Asociación León Degrelle, la asociación nazi Devenir Europeo, o la librería Barbaroja, tienen claros contenidos que, acompañados de la ideología de las asociaciones o empresas que los editan o difunden, junto a propaganda actual de ideología nacionalsocialista, fascista o contraria a los derechos fundamentales y a los valores democráticos, podríar podrían rozar, tal vez, las figuras delictivas perseguidas en los artículos 510 y 607 del Código Penal.

 Algunos puestos han anunciado que recogerán fondos para pagar las multas de los detenidos por el ataque al acto de la Generalitat en Madrid el pasado 11 de septiembre


 

 






Información actualizada aquí

1 comentari:

  1. Los franquistas son fascistas también, incluíddo este gobierno.

    ResponElimina